Cómo escribir fantasía oscura

Escribir fantasía oscura y terror

Ya era hora de hablar de esto en el blog. La fantasía oscura es mi pasión desde pequeña. Aunque es verdad que leo todo tipo de libros, mi imaginación siempre volaba en mundos de fantasía donde no todo era tan bonito, donde la magia podía corromper a la gente y donde los seres mágicos podían ser perfectamente abominables y crueles.

Estaba tan obsesionada con este tipo de mundos que, no bromeo, una vez un psicólogo le recomendó a mi madre que me mandara a terapia porque “no es normal que una niña de 11 años piense en esas cosas“. Bueno, no sé si será normal o no, pero a día de hoy todos mis terapeutas han dado poca importancia a mis historias, por lo que no veo problema más allá de que son tan extrañas y retorcidas que pueden incomodar y perturbar a una persona.

Es algo que me gustó mucho de El viaje de Chihiro y de El Castillo Ambulante (aunque esta última no la categorizaría como fantasía oscura), los elementos de la película a veces son extraños y perturbadores. Nunca olvidaré el momento en que a Howl le sale una membrana verde del cuerpo por un capricho y, teniendo yo menos de nueve años, pensé: “¿qué le pasa? ¿por qué le ocurre eso?” o lo incómoda que me sentía con las caras tan extrañas de los seres que vivían en el mundo de El Viaje de Chihiro. Aun así, las películas me encantaron, eran tan extrañas a mis ojos que eran capaces de abrir el cajón de los tabúes, de lo que no había querido ver, de lo que no podía entender.

Resultado de imagen de Chihiro monster
Imagen: monstruo “sin rostro” de El Viaje de Chihiro

Creo que la clave de la fantasia oscura está en eso, y no en el gore o en cuerpos retorciéndose. Es algo que señalé en la reseña de “El cielo roto” de Gabriella Campbell. Quizás hace cincuenta años hablar de cadáveres destrozados habría impactado a cualquiera, sólo hay que preguntarle a tus abuelos cómo lo pasaron viendo “El amanecer de los muertos”, una película que a mí no me causó nada pero que a mi abuela la tuvo chillando en el cine y agarrada a los brazos de mi abuelo. Actualmente el gore está muy extendido y aunque hay algunos a los que nos da muchísimo asco, tampoco es que nos perturben hasta el punto de que algo así pueda considerarse fantasía oscura.

Lo que necesitas para escribir este género es una atmósfera que impacte, que perturbe, que moleste, pero que enganche a tu lector. Y no estoy diciendo que no puedas introducir cadáveres o cosas por el estilo, sino que debes ir más allá. No sólo debes aprender a sumergir al lector en la historia sino que también tienes que encontrar argumentos, situaciones, objetos, criaturas, lo que sea, que tu lector no espere, que sienta incomodidad de sólo pensarlo.

Resultado de imagen de howl green
Imagen: escena en la que Howl, de El castillo ambulante, comienza a segregar una gelatina verde de su piel

Es la clave de, por ejemplo, “Los mundos de Coraline”, una historia que empiezas a ver pensando que es una cutrez para niños pero que encuentras luego incómoda, extraña y perturbadora. Los personajes parecen enfermizos (sólo hay que ver al padre) y algo tan simple como botones en los ojos es capaz de dejarte con un nudo en la garganta durante toda la película. Sin usar el gore.

Para ello es importante que investigues otras culturas. Aunque el mundo está muy globalizado muchas cosas de los japoneses se nos hacen extrañísimas a los europeos, por poner un ejemplo. Su mitología, por ejemplo, no tiene nada que ver con las mitologías europeas que puedes encontrar. Es por eso que películas como El viaje de Chihiro fueron capaces de perturbarnos tanto hace años. Pero no te centres sólo en la cultura japonesa, hay muchas culturas en el mundo de las que no sólo puedes aprender cosas maravillosas sino que también pueden ayudarte a jugar con lo inesperado, con lo que el lector no cree que pueda existir.

Aun así, muchas veces no tienes por qué buscar en otros países, aunque sea una buena idea, a veces simplemente basta con buscar en tus propios sueños o pesadillas o en el comportamiento que tenemos como sociedad y en cómo romper las ideas preconcevidas  de la cabeza de alguien con un simple relato.

Resultado de imagen de coraline father
Imagen: escena de Coraline de “el falso padre” tocando el piano

Espero haberte ayudado o, por lo menos, haberte inspirado para probar este género.

No olvides compartir y seguir el blog.

Apóyame como escritora uniéndote a mi Patreon y recibirás recompensas exclusivas por ello.

¡Ciao, ciao!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s