Fichas de personaje: pros y contras

Rick
Imagen: Dory sonriendo. En el texto pone: “hablaria de los hermosos ojos de Rick mientras la mira si recordase que color de ojos le puse a Rick”.

Si estás escribiendo una novela muy densa probablemente te haya pasado algo del estilo: “y luego llegó Fulanito y tiró el muro abajo con un tanque” te quedas contenta con el resultado y, entonces… “¡Mierda! Si Fulanito estaba al otro lado del mundo ahora mismo!”.

Las novelas densas a veces son un lío y cuando trabajas en varias ciudades distintas lo son más todavía, es por eso que yo no sólo suelo hacer fichas de personajes sino que también escribo un resumen de la trama, el cual tengo colgado en mi armario.

Quizás el error que he escrito arriba es muy grave y algo exagerado (aunque estoy segura de que a muchos os ha pasado alguna vez) pero sí que es común olvidarte del color de ojos de cierto personaje secundario o de cómo demonios se apellidaba. Y si no es muy común estoy quedando ahora mismo como un cerebro de mosquito.

Resultado de imagen de dory gif
Imagen: Dory de buscando a Nemo dice: “No quiero olvidar”.

Las fichas de personaje me parecen una herramienta muy útil que poder consultar cuando no tienes claro algo que escribiste dos meses atrás y que podría acabar siendo uno de los errores gordos de tu novela. Algo así como cuando pusieron los ojos de Lily de color negro en las películas cuando en los libros no paraban de repetir que Harry tenía los ojos de su madre (verdes).

¿En qué consisten las fichas de personaje? Realmente, en lo que tú quieras, puedes añadir toda la info que necesites recordar, pero principalmente necesitarás los siguientes apartados:

  • Nombre completo
  • Edad
  • Lugar de origen e idioma
  • Profesión
  • Descripción física (color de ojos, pelo, piel, altura, peso, cicatrices… ¡lo que necesites recordar!)
  • Historia (antes y/o durante de la novela, aunque yo recomiendo que la trama del personaje esté escrita en algún lugar para luego no cometer incongruencias).

Puedes añadir mil datos más, como las posesiones del personaje, las habilidades, su ideología, su descripción física, las enfermedades que pueda tener… ¡a tu gusto!

Pero las fichas de personaje, como todo, tienen sus pros y sus contras. Vamos a ver cuáles son.

PROS: No te olvidarás de nada.

Siempre vas a tener a mano, ya sea un documento digital o en papel (recomiendo el digital para editar cosas en el futuro) al que mirar si te entra una duda. Di adiós a tener que estar buscando la página de las 230 que tienes escritas en la que describiste los ojos de Manolito.

CONTRAS: Puedes llegar a perder mucho tiempo

Recomiendo, por eso, que no te obsesiones con las fichas de personaje y que, como mucho, hagas una larga para los personajes principales. En mi caso todas las fichas que hago tienen tan sólo tres párrafos: el primero, edad y descripción física; el segundo, historia; el tercero, situación actual y/o final.

¡No te pegues mil años haciendo fichas, por favor!

Resultado de imagen de dory gif
Imagen: Dory, de buscando a Nemo, sujeta a Marlin y le da un leve zarandeo mientras le dice que se relaje.

PROS: Desarrollarás mejor a los personajes

Si tienes una ficha en la que ordenas tus pensamientos y has dejado reflejado cómo es cada personaje, tienes menos probabilidades de cometer errores en su historia y, además, lo llevarás a las páginas con una idea más clara sobre quién y cómo es y su desarrollo será menos caótico o antinatural.

CONTRAS: Cuando los personajes cobran vida propia

A veces pasa que escribes una ficha, queriendo hacer al personaje de “x” forma y cuando vas escribiendo más y más sobre él resulta que coge otro rumbo. ¡Y tú no lo tenías planeado así! Pero en cuanto empiezas a escribir resulta que no ves al personaje tomando esas decisiones tan acordes con su ficha y acaba convirtiéndose en otra persona.

Puede ser por puro desarrollo de personaje, en cuyo caso no pasa nada, o puede ser que ha cobrado vida propia y dentro de tu cabeza ha elegido qué va más con él. Me ha pasado y puede ser que te suceda y que la ficha no te haya servido para nada.


Debes ser tú quien ponga los pros y las contras sobre la mesa y decida si usar fichas de personaje o no. En mi caso, sí, las uso y lo agradezco un montón, pero encontrarás a otros autores por la red que se niegan rotundamente y, además, tienen artículos en los que no las recomiendan para nada.

Cuéntame si vas a hacer uso de ellas en los comentarios y no te olvides de compartir la entrada y seguir el blog.

¡Ciao, ciao!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s