Escritura creativa: seis ejercicios que debes probar

polvo hoja n
Imagen: hojas secas en el suelo de las que sale un poco de humo, sin llamas.

La escritura creativa quizás puede sonar redundante. ¿No es la ficción creativa por definición? Pero el término no se creó para hacernos los modernitos, sino porque no consiste en un tipo de escritura o de literatura sino en un ENTRENAMIENTO de ésta.

No estás siendo el más original del barrio cuando haces ejercicios de escritura creativa, sino que estás entrenando tu mente para salirse de los límites, para funcionar mejor, para pillar ideas nuevas y para superar barreras.

Para ello, voy a dejarte seis ejercicios de escritura creativa que podrás practicar todas las veces que quieras e incluso dejar tus resultados en los comentarios o mandármelos por las redes.

¡Comencemos!

¿EN QUÉ SE PARECEN UN CUERVO Y UN ESCRITORIO?

Sí, quien ya sepa de este tema va a rodar los ojos por estar cansado de este ejemplo, pero para quien no conozca la escritura creativa es indispensable empezar por aquí, así que perdonadme el cliché, más adelante seré más original.

Este ejercicio consiste en coger dos cosas que no tengan nada que ver y unirlas de alguna forma. Cuando las unas, tienes un concepto con el que deberás hacer un micro/relato, poema, texto… ¡lo que sea!

Por ejemplo, yo he escogido astronomía y araña.

Web de noche

Los astrónomos nos avisaron a tiempo, pero los hechos eran casi irreversibles. El universo se estaba expandiendo y, en consecuencia, nuestro sistema solar se estaba moviendo dentro de él.

Cada vez estábamos más cerca de los hilos de la araña cósmica, aquella tan grande y poderosa que unía las estrellas con su inmensa tela blanca. Si chocábamos contra el hilo, nos devoraría y conectaría el Sol con el resto de su telaraña, siendo así parte de aquel firmamento de puntos e hilos blancos.

Los expertos en astronomía nos avisaron con tiempo, y aún quedaban dos años antes de que, desgraciadamente, chocáramos contra uno de los hilos.

ADJUDICAR UNA HISTORIA A ALGO ALEATORIO

Sal a la calle o mira por la ventana. Incluso en tu propia casa puedes encontrar cualquier cosa, totalmente aleatoria, a la que adjudicarle una historia.

En mi caso, estoy en mi cuarto, viendo un stream, con el gato tumbado a mi lado y mis compañeros de piso jugando al Fortnite.

Mi gato

Isaac había sobrevivido. De los cien integrantes sólo él había quedado en pie. Se apartó del ordenador, satisfecho, y se incorporó para saciar su sed con un vaso de agua o de algún refresco que guardase en la cocina, era hora de darse un capricho.

Sintió unos ojos de color ambar acechándole desde la oscuridad del cuarto de su compañera de piso, aprovechando la intimidad que una puerta entreabierta podía otorgarle, observando sin ser observado.

-¿Lucy?- Preguntó, esperando que aquella chica de aspecto extraño respondiera. Su puerta siempre estaba entreabierta, permitiendo que el felino al que Isaac había adoptado hacía ya dos años y al que Lucy se había sentido tan apegada desde su entrada en la casa, entrara cuando quisiera.

Al no obtener respuesta, continuó su camino, mas no llegó a dar dos pasos cuando la puerta del cuarto de Lucy dejó escapar un chirrido. Isaac se giró brúscamente, y aunque la puerta permanecía entrecerrada, escuchó unos pasos a sus espaldas, provenientes del salón.

-Bienvenido al “Battle royale”- La voz ronca de Lucy no era lo más terrorífico, sino su apariencia. Sus pelos se alzaban como si se encontrara en el vacío, y sus ojos se habían tornado del mismo color ambar brillante que el de su gato, sentado tranquilamente a su lado- Eres el último en pie en todo el edificio. ¿Sobrevivirás a la batalla con el mundo entero?

Isaac retrocedió, no entendía si aquello era una broma pesada, pero la presencia del gato a su lado, completamente quieto, le ponía los pelos de punta.

-Sufre la venganza de Kim.

Un grito desgarrador se escuchó por toda la calle, y nunca más se supo de Isaac, ni de nadie que viviese en aquel edificio. Años más tarde, se habla de un espíritu que recorre las calles de aquel tranquilo barrio de Madrid, y que aquel a quien mira, le aniquila sin dejar que se defienda.

CONTINUA LA HISTORIA

Este ejercicio se hace en pareja. Escribe una historia en un párrafo que alguien pueda continuar, y esa persona debe escribir también una. Luego, os intercambiáis lo que habéis escrito y cada uno termina la historia del otro. De este modo abres tu mente, puesto que aunque tú tengas planteado un hilo para tu historia, la otra persona puede seguir por otro camino que siquiera te esperabas.

Yo voy a hacerlo con esto que me ha pasado un amigo:

Eran las cuatro de la mañana y aún no había llegado a casa. Jamás se me habría ocurrido pensar en que acabaría de esta manera. Al menos había valido la pena perder toda una noche, incluso aunque ésta fuera la última.

El frío gélido que había golpeado mi cara al salir de casa ya no sólo arañaba mi rostro, sino que ahora consumía mis músculos y mis huesos. Llevaba horas bajo aquel puente, protegiendo a la camada de gatitos de la tormenta de nieve con mi abrigo. Quizás yo no vería un mañana, pero todo habría valido la pena cuando alguien les adoptara.

También le pedí a mi hermana pequeña (10 años) que me escribiese algo que pudiese continuar:

Mariposa

Ayer estaba en mi habitación y todos mis recuerdos empezaron a volar, se perdieron, y cuando conocí a Ángela volvieron.

La pequeña mariposa se posó en mi nariz, con delicadeza. Sus alas eran marrones con destellos dorados. Batió sus alas antes de desaparecer nuevamente por la ventana, impregnándome de aquel polvo de hada que me libraría de la maldición de la bruja. Ahora, yo, volvía a saber quién era. Ahora, recordaba el poder con el que había nacido, la identidad y el destino que se me había otorgado.

REESCRIBIR LA HISTORIA

Ahora, quiero que cojas una historia cualquiera, sea un cuento tradicional, un libro, una novela, una serie… ¡lo que sea! Puede servir incluso alguna historia interesante de algún familiar tuyo.

La innovación no consiste sólo en crear cosas originales, sino también en mejorar las que ya existen, por lo que lo importante en este ejercicio será que cambies la historia de modo que sea distinta, original y, además, aporte algo nuevo.

Yo, en mi caso, he elegido Caperucita Roja, debido a que, de pequeña, siempre me frustraba que los lobos fuesen los malos en los cuentos.

Czechoslovakian wolfdog

El cazador había escuchado que los lobos rondaban la casa de la abuelita y que hacía días que no se la veía pasear por los alrededores. Preocupado, cogió su rifle y se dirigió hacia la pequeña cabaña en la que vivía la anciana.

Cuando abrió la puerta encontró a una niña de aproximadamente diez años vestida con una caperuza roja sentada en un taburete junto a su abuela, que guardaba reposo en la cama.

-¿Todo bien por aquí? Me han dicho que un lobo ha estado dando vueltas por la zona.

La que parecía la nieta de la anciana asintió, sin decir nada, bastante nerviosa. El cazador se fijó en la anciana, presentaba un aspecto horrible.

-¿Está usted bien, señora? ¡Qué ojos más grandes tiene!

-¡Es lo que pasa cuando sufres sinusitis!

-¡Y qué orejas tan grandes tiene!

-¡Pero qué jovencito más grosero!

-¡Qué boca tan grande tiene!

-¡Y con ella le exijo que se largue de mi casa y no vuelva jamás por ella ni por sus alrededores!

El cazador, confundido pero comenzando a ser consciente de su falta de respeto, decidió salir por la puerta en cuanto la pequeña niña, haciendo caso a las órdenes de su abuela, le indicó la salida.

Cuando la puerta se cerró a sus espaldas, dudó unos segundos sobre qué debería hacer ante tan horrible aspecto de la anciana, pero, finalmente, decidió que poco podría hacer con la prohibición de pasear por los alrededores de la cabaña.

Rifle en mano, decidió aprovechar la excursión para buscar algún sitio, al otro lado de la montaña, donde cazar un rato.

Caperucita, que le observaba marchar desde la ventana, se giró con alegría y se acercó a su abuela.

-¡Ya está, se ha marchado!- Rió- Ya puedes salir del armario, lobo, el cazador se ha marchado, no volverá a molestarte si te quedas cerca de la cabaña de la abuela- Caperucita abrió la puerta del armario, dejando que el lobo negro al que tantos pueblerinos temían debido a los cuentos populares saliese, tranquilo al verse a salvo.

-¡Más le vale no volver a pasar por aquí después de lo grosero que ha sido!- Gruñó la abuela desde la cama. Siempre se habían reído de sus orejas y boca grandes, pero que se burlaran de los síntomas de una enfermedad como eran sus ojos hinchados era pasarse, si volvía a ver a ese cazador le daría una buena patada en el culo.

EL MIX DE PALABRAS

Coge un diccionario, ya sea de alguna temática en específico o uno general, y escoge palabras totalmente al azar. De este modo, encontrarás no sólo palabras que nunca habías oído sino que, además, tendrás que apañártelas para crear algo relacionado con eso.

Yo recomiendo hacerlo con un diccionario sobre alguna temática, porque así explotarás tu imaginación en algún ámbito en específico.

Yo he decidido coger un diccionario de física, del que he sacado estas palabras:

Esférico, circuito eléctrico, centro de masas. En un principio pensé ir a la ciencia ficción debido a la temática, pero finalmente decidí ir a la fantasía, para complicarme más aún.

La Armeageddon

Los dos elfos patinaban sin casi separar sus miradas, recorrían la pista de hielo y danzaban por ella como si fuesen dos objetos alrededor de su centro de masas.

Comenzaron a girar sobre sí mismos, manteniendo el ritmo, sin descoordinarse. Pegaron sus brazos al cuerpo y se agacharon de modo que giraban tan rápido que sus figuras parecían cuerpos esféricos.

No lo soportaba. Les veía girar, danzar, con aquellos aires de superioridad y perfección de siempre. Odiaba y odio a los elfos.

Activé el circuito eléctrico que llevaba tanto tiempo preparando, y la pista voló por los aires. Aunque las cámaras que me retransmitían sus movimientos se apagaron, desde la lejanía pude ver el pabellón convertirse en una bola de fuego y escombros.

Si sabéis en quién estoy haciendo referencia para escribir este último relato os merecéis un abrazo.

¡MUCHOS MÁS!

Si quieres que siga haciendo ejercicios de escritura creativa para exponerlos aquí, dímelo en los comentarios. Hasta entonces, te recomiendo que busques por la red las propuestas de otros profesionales sobre escritura creativa, como esta que me encantó de Claudia Ruiz, cuyo resultado mostré en mi instagram.


Esto es todo por hoy, si quieres que haga otro artículo sobre escritura creativa, házmelo saber tanto en comentarios como dándole amor a esta entrada compartiéndola y comentando.

¡Ciao, ciao!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s