Los reseñadores que se creían dioses

Hace poco leí en Twitter a un reseñador decir que las dejaba porque ya nadie valoraba las reseñas y los autores no daban siquiera las gracias cuando hacías una. Eso automáticamente generó un bufido en el círculo de autores entre los que me muevo, incluida yo. Era un artículo pedante, agresivo y repleto de lágrimas al que, por suerte, no se le prestó tanta atención por parte de los aludidos.

A mí automáticamente me vino a la cabeza la única trifulca que he tenido con un “reseñador”. Lo pongo entre comillas porque realmente no se dedicaba a eso, que es parte de la gracia de mi experiencia.

Cuando publiqué Enebros me llegaron dos preguntas gigantescas en Curiouscat donde una persona me reseñaba el relato. Decía cosas que tenían mucho sentido, no era ni buena ni mala, simplemente me comentaba los hechos objetiva y subjetivamente. Yo me guardé ambas preguntas a través de capturas de pantalla, pero avisé por twitter de que Curiouscat no me parecía el lugar para poner una reseña. Ya he recibido críticas tanto buenas como malas de mis artículos o relatos, algunas han sido hasta muy injustas porque a la otra persona le caía mal e iba en busca de sangre para picarme y generar polémica, pero siempre y cuando el autor de éstas las mantuviese en sus espacios a mí me han dado igual.

Ese fue mi problema cuando recibí su reseña en los comentarios de mi blog. Tienen que pasar por moderación para evitar toxicidades, pero en general suelo aprobarlos todos, excepto cuando vienen con insultos. De verdad, todos, hasta el que me puso una persona que me cae fatal criticando un artículo mío. Lo hizo con educación, así que ajo y agua.

Pero este no lo pasé por alto, era una reseña en mi blog. Así que lo rechacé e insistí en que no era lugar, que si tanto quería que su reseña se publicase, que lo hiciese en su propio blog. Ahí el anónimo se enfadó y me llamó ególatra entre muchas otras palabras, que debía agradecer que me hiciese una reseña y bla, bla, bla…

gurl
(Imagen) Snape con gesto de desaprobación diciendo: “CHICA”

La verdad es que borré la pregunta sin responder más. Si quería que viese la reseña, ya sabía de sobra que la había leído y la tenía guardada en mi ordenador. Si lo que quería era publicarla… pues adelante, en SU BLOG. No insistió más.

Pero sin duda me sorprende la cantidad de autores que se han encontrado con gente de este estilo, porque siempre hay un bruto en todas partes y me podría haber tocado a mí, pero es que el mundo de la crítica está repleta de señores que piensan que su opinión es super importante, que queremos leerla y que contrarrestarla o ignorarla es una gran ofensa a la libertad de expresión.

Cuando veo a uno de esos me quedo como Thanos.

I Don't Even Know Who You Are Template HD #1 | I Don't Even Know ...
(Imagen) Thanos diciendo “ni siquiera sé quien eres”.

Lo peor es cuando el crítico en cuestión tiene un séquito de fans que sólo repiten sus opiniones porque le consideran una persona con criterio y, por tanto, portador de la verdad absoluta. Al final algo tan sencillo como hacer una reseña para que los potenciales lectores sepan tu opinión, por dónde flaquea y si puede gustarles o no, se acaba convirtiendo en una lucha de egos y en un quebradero de cabeza para el autor.

Y ahí nos hemos saltado lo más importante: las reseñas no son para el autor, sino para los futuros lectores. Es verdad que si tienes un público medianamente grande puedes darle gran visibilidad (o no) pero no tiene por qué darte las gracias. Y tú tienes que dejar de hacer reseñas pensando en si el autor va a leerlas o no, sino en que hay gente que comprará ese libro o lo dejará en las estanterías dependiendo de lo que lea.

Ya entrando en el tema de la visibilidad que puede dar una reseña, muchos críticos creen que los libros sobreviven gracias a sus reseñas (y a otras). Sí, el feedback que recibas por parte de los lectores tanto en blogs como en redes sociales siempre viene muy bien y atraerá a mucha gente nueva, pero nos olvidamos de que detrás de un libro hay un equipo entero de personas. Hay editores, correctores, portadistas, maquetadores, community manager y, el más importante: el escritor. Hablar como si tú fueras el que saca a flote esa obra y no el equipo que hay detrás es pisotear el trabajo de muchas personas, es ponerte en un altar que te has creado con las cajas más cutres de un callejón.

Side Eye Wtf GIF - Find & Share on GIPHY
(Imagen) Niña con gesto de confusión

Sí, las reseñas traen gente nueva y son de agradecer, pero si el escritor (que insisto, no es tu objetivo) no te lee o no se arrodilla a tus pies por haberla hecho, no montes una perreta. Por favor, dejad de menospreciar a todos los que crean un libro y dejad de creeros dioses.

Nos vemos dentro de dos semanas.

¡Ciao, ciao!

2 respuestas a “Los reseñadores que se creían dioses

  1. Hola, Lucybell.
    Hace tiempo que los reseñadores me tienen cabreada (y eso que yo reseño libros a veces). No solo por lo que dices, sino que porque no aceptan opiniones diferentes. Ademas, pienso que si haces una reseña que el autor no ha pedido, el escritor no tiene porque agradecerlo. Cuando te piden que hagas reseñas de su obra, ahí si. Pero sino, lo haces simplemente por amor al arte. Hay que aprender a diferenciar eso desde mi punto de vista. Buena entrada.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Exacto, yo siquiera etiqueto a los autores en las reseñas que hago. Si quieren ver reseñas ya las buscarán, a mí nadie me ha pedido mi opinión, así que está ahí solo para el que la busque, ya sea autor o potencial lector del libro.
      Muchas gracias por tu comentario y ánimo con tu frustración 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s